jueves, 17 de abril de 2014

Bomba Grand Slam


La Grand Slam con sus diez toneladas, fue la bomba más pesada desplegada en la Segunda Guerra Mundial. Rellena con explosivo convencional fue desarrollada en 1944 al final de la guerra por la fuerza aérea británica para usarse contra grandes objetivos estratégicos, tales como búnkeres blindados y puentes. El desarrollo se vio impulsado porque la bomba más poderosa hasta la fecha, la Tallboy, no pudo destruir algunos objetivos (por ejemplo, los búnkeres fuertemente blindados para submarinos de la Armada alemana, al norte de Francia y en Alemania).