miércoles, 23 de septiembre de 2015

No, por favor, no me hagas pucherito



Drácula
El Príncipe de las Tinieblas es el director del hotel. Su talante, su carisma y su posición de líder frente a otros monstruos le convierten en el anfitrión perfecto. Pero en este caso, su punto débil es su hija Mavis, a la que protege a toda costa. Preocupado por su seguridad, la ha mantenido en el hotel toda su vida pero se ve obligado a dejarla salir dado su 118 cumpleaños.
Al parecer, Drácula la prometió que con motivo de su cumpleaños la dejaría ver el mundo por primera vez. En medio de todo esto, un humano llega al hotel trastocando los planes de Drácula que entra en un debate interno sobre si proteger a su hija o dejarla marchar pese a su miedo como padre.